La guerra entre México y los Estados Unidos II: El ejército estadounidense toma la capital mexicana

La guerra entre México y los Estados Unidos II, también conocida como la Guerra Mexicano-Estadounidense o la Intervención estadounidense en México, fue un conflicto armado que tuvo lugar entre 1846 y 1848. Esta guerra fue el resultado de tensiones territoriales y políticas entre ambos países, especialmente en relación con la anexión de Texas por parte de los Estados Unidos en 1845. Además, México se negó a reconocer la independencia de Texas y consideraba que seguía siendo parte de su territorio, lo que generó un conflicto que culminó en esta guerra.

En este artículo se abordará el desarrollo de la guerra y, en particular, el momento en que el ejército estadounidense toma la capital mexicana. Después de una serie de batallas y enfrentamientos en diferentes puntos del territorio mexicano, las fuerzas estadounidenses dirigidas por el general Winfield Scott lograron avanzar hacia la Ciudad de México. El 14 de septiembre de 1847, las tropas estadounidenses entraron triunfalmente a la capital, dando un golpe militar decisivo en el conflicto. A lo largo del artículo se analizarán las estrategias militares utilizadas, los hechos más relevantes y las consecuencias de esta acción en la guerra y en la relación entre México y los Estados Unidos.

Índice de contenidos

Preparativos para la defensa mexicana

Durante la guerra entre México y los Estados Unidos II en 1847, el ejército estadounidense llevó a cabo una exitosa toma de la capital mexicana. Sin embargo, antes de este acontecimiento, México se preparó para defenderse ante la inminente invasión.

El gobierno mexicano tomó medidas para fortalecer su defensa, movilizando a sus tropas y reforzando las fortificaciones en la Ciudad de México. Se construyeron trincheras, barricadas y se establecieron puestos de vigilancia en puntos estratégicos alrededor de la capital.

Además, se convocó a la población mexicana a unirse a la resistencia. Miles de hombres se alistaron en el ejército mexicano, dispuestos a luchar contra la invasión extranjera. Se formaron unidades de milicias populares y se entrenaron en tácticas de guerra para defender su patria.

A pesar de los esfuerzos realizados, el ejército mexicano se enfrentó a grandes dificultades debido a la superioridad numérica y tecnológica del ejército estadounidense. A medida que se acercaban a la capital, las tropas estadounidenses encontraron una férrea resistencia, pero finalmente lograron tomar la Ciudad de México el 14 de septiembre de 1847.

Negociaciones diplomáticas para evitar el conflicto

Las negociaciones diplomáticas entre México y los Estados Unidos para evitar el conflicto de la guerra II (1847) fueron intensas y tuvieron lugar antes de que el ejército estadounidense tomara la capital mexicana. Ambos países intentaron resolver sus diferencias a través del diálogo y la diplomacia.

Ambas naciones enviaron representantes para negociar un acuerdo que evitara la guerra. Sin embargo, las negociaciones no fueron exitosas y finalmente el conflicto armado estalló.

La tensión entre México y los Estados Unidos se había incrementado debido a disputas territoriales y diferencias políticas. Ambos países reclamaban la posesión de tierras en la región fronteriza, lo que generó un clima de hostilidad y desconfianza mutua.

A pesar de los esfuerzos diplomáticos, las negociaciones no lograron resolver las diferencias entre México y los Estados Unidos. Esto llevó al inicio de la guerra y al posterior avance del ejército estadounidense hacia la capital mexicana.

Resistencia en la batalla de Churubusco

La batalla de Churubusco fue uno de los enfrentamientos más importantes durante la guerra entre México y los Estados Unidos II en 1847. En esta batalla, el ejército estadounidense logró tomar la capital mexicana.

Antecedentes

Después de la derrota mexicana en la batalla de Cerro Gordo, las tropas estadounidenses avanzaron rápidamente hacia la Ciudad de México. El general mexicano Santa Anna intentó detener su avance y reunió a sus tropas en Churubusco, un pueblo ubicado en las afueras de la ciudad.

Desarrollo de la batalla

El 20 de agosto de 1847, las tropas estadounidenses lanzaron un ataque contra las posiciones mexicanas en Churubusco. A pesar de la resistencia feroz de los soldados mexicanos, el ejército estadounidense logró avanzar y tomar el convento de San Mateo, una posición clave en el campo de batalla.

Los mexicanos continuaron luchando con valentía, pero finalmente fueron superados en número y armamento. La batalla fue especialmente feroz en el puente de Churubusco, donde los soldados mexicanos se enfrentaron a las tropas estadounidenses en un combate cuerpo a cuerpo.

Consecuencias

Después de horas de intensos combates, las tropas mexicanas se vieron obligadas a retirarse y la victoria fue para los Estados Unidos. Esta derrota fue un golpe devastador para México y allanó el camino para la caída de la Ciudad de México en manos estadounidenses poco después.

La batalla de Churubusco fue un momento crucial en la guerra entre México y los Estados Unidos II, ya que permitió al ejército estadounidense tomar la capital mexicana y avanzar hacia la victoria final en el conflicto.

Rendición del ejército mexicano

La rendición del ejército mexicano fue un hecho histórico que marcó el final de la guerra entre México y los Estados Unidos en 1847. Tras una serie de intensos combates y asedios, el ejército estadounidense logró tomar la capital mexicana, Ciudad de México.

Después de meses de enfrentamientos y avances en tierras mexicanas, el ejército de los Estados Unidos, comandado por el general Winfield Scott, logró asediar la capital mexicana el 13 de septiembre de 1847. Las tropas estadounidenses rodearon la ciudad y comenzaron a bombardearla intensamente.

El 14 de septiembre, el general mexicano Antonio López de Santa Anna, quien lideraba el ejército mexicano, decidió negociar la rendición ante el poderoso avance de las fuerzas estadounidenses. Santa Anna sabía que la situación era insostenible y que la ciudad estaba prácticamente tomada.

Finalmente, el 14 de septiembre de 1847, se firmó el Tratado de Coyoacán, en el cual se acordaba la rendición del ejército mexicano y el fin de la guerra. Según los términos del tratado, México cedía una gran parte de su territorio a los Estados Unidos, incluyendo los actuales estados de California, Nevada, Utah, Arizona, Nuevo México, Texas y partes de Colorado, Wyoming, Kansas y Oklahoma.

Este conflicto marcó un hito en la historia de ambos países, estableciendo una nueva frontera y cambiando significativamente el equilibrio de poder en la región. Además, tuvo un impacto duradero en la relación entre México y los Estados Unidos, generando tensiones y conflictos que persisten hasta hoy en día.

Ocupación de la Ciudad de México

La ocupación de la Ciudad de México durante la guerra entre México y los Estados Unidos II en 1847 fue un evento clave en el conflicto. El ejército estadounidense logró tomar la capital mexicana, lo que tuvo consecuencias significativas en el desarrollo de la guerra.

Después de una serie de batallas y enfrentamientos, las tropas estadounidenses, comandadas por el general Winfield Scott, lograron avanzar hacia la Ciudad de México. El 13 de septiembre de 1847, las fuerzas estadounidenses entraron en la capital.

La ocupación de la Ciudad de México marcó un punto de inflexión en la guerra. Las tropas estadounidenses establecieron un gobierno militar y se hicieron cargo del control de la ciudad. Esto tuvo un impacto significativo en el ánimo de los mexicanos y en la estrategia de guerra.

La ocupación de la Ciudad de México también fue un momento importante en la historia de las relaciones entre México y los Estados Unidos. El conflicto dejó una profunda huella en las relaciones bilaterales y tuvo consecuencias duraderas para ambos países.

La ocupación de la Ciudad de México durante la guerra entre México y los Estados Unidos II en 1847 fue un acontecimiento crucial en el conflicto. El ejército estadounidense logró tomar la capital mexicana, lo que tuvo implicaciones significativas tanto en el desarrollo de la guerra como en las relaciones entre ambos países.

Tratado de Guadalupe Hidalgo

El Tratado de Guadalupe Hidalgo fue un acuerdo de paz firmado el 2 de febrero de 1848 en la ciudad de Guadalupe Hidalgo, México, que puso fin a la guerra entre México y los Estados Unidos II, también conocida como la Guerra México-Estados Unidos.

Este tratado fue el resultado de la derrota del ejército mexicano por parte del ejército estadounidense, que logró tomar la capital mexicana en 1847. La guerra tuvo lugar después de una serie de conflictos y tensiones entre ambos países debido a disputas territoriales y diferencias políticas y económicas.

El Tratado de Guadalupe Hidalgo estableció los términos de paz entre México y los Estados Unidos. Entre las principales disposiciones del tratado se encontraban:

  • La cesión de un vasto territorio mexicano a los Estados Unidos, que incluía los actuales estados de California, Nevada, Utah, Arizona, Nuevo México, parte de Colorado y Wyoming, así como partes de Kansas, Oklahoma y Texas.
  • La fijación de la frontera entre México y los Estados Unidos en el Río Grande.
  • La promesa de los Estados Unidos de respetar los derechos y propiedades de los mexicanos que vivían en los territorios cedidos.
  • El reconocimiento de la deuda que México tenía con ciudadanos estadounidenses y la obligación de los Estados Unidos de pagar dicha deuda.

El Tratado de Guadalupe Hidalgo tuvo un impacto significativo en la historia de México y los Estados Unidos. Para México, significó la pérdida de una gran cantidad de territorio y la consolidación del poder estadounidense en la región. Por otro lado, para los Estados Unidos, representó un importante avance en su expansión territorial y consolidación como potencia en América del Norte.

El Tratado de Guadalupe Hidalgo fue el acuerdo de paz que puso fin a la guerra entre México y los Estados Unidos II, en la que el ejército estadounidense logró tomar la capital mexicana. Este tratado resultó en la cesión de un vasto territorio mexicano a los Estados Unidos y estableció la frontera entre ambos países en el Río Grande.

Restauración de la paz

Después de la toma de la capital mexicana por parte del ejército estadounidense, se firmó el Tratado de Guadalupe Hidalgo el 2 de febrero de 1848. Este tratado puso fin oficialmente a la guerra entre México y los Estados Unidos y estableció los términos para la paz y la cesión de territorio.

Como resultado de este tratado, México cedió aproximadamente la mitad de su territorio a los Estados Unidos. Esta área incluía los actuales estados de California, Nevada, Utah, Arizona, Nuevo México, parte de Colorado, Wyoming y Kansas, así como partes de Oklahoma, Texas y Oregon. La cesión de territorio fue un duro golpe para México, que perdió una gran cantidad de tierras y recursos naturales.

Además de la cesión de territorio, el tratado también estableció el reconocimiento de la frontera entre México y los Estados Unidos en el río Bravo del Norte (también conocido como río Grande). Esto aseguró que la frontera entre ambos países estuviera claramente definida y ayudó a evitar conflictos futuros.

El tratado también garantizaba la protección de los derechos y propiedades de los mexicanos que vivían en los territorios cedidos a los Estados Unidos. Sin embargo, en la práctica, muchos mexicanos enfrentaron discriminación y dificultades para mantener sus derechos y propiedades.

A pesar de la firma del Tratado de Guadalupe Hidalgo y la restauración de la paz, las consecuencias de la guerra entre México y los Estados Unidos se sintieron durante muchos años. La pérdida de territorio y recursos naturales tuvo un impacto significativo en la economía y el desarrollo de México, mientras que los Estados Unidos se beneficiaron enormemente de la expansión territorial.

La guerra entre México y los Estados Unidos II (1847) fue un conflicto armado que culminó con la toma de la capital mexicana por parte del ejército estadounidense.

Citar artículo:

(2024) Recuperado de HistoriaUniversal.org: "La guerra entre México y los Estados Unidos II: El ejército estadounidense toma la capital mexicana" en la categoría Edad Contemporánea.

Quizá te interese:

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Subir